Bogotá, 20 de junio del 2019: Cada año, aumenta la cifra de las personas que se ven obligadas a dejar sus hogares a causa de la violencia generalizada y persecución, hoy son más de 68 millones y, por ello, desde hace 38 años, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS por sus siglas en inglés) fijó el compromiso de acompañar, servir y defender a todas las personas que viven estas situaciones. 

Como JRS, reafirmamos nuestra misión en los 53 países donde tenemos presencia, con miras a cambiar las estructuras injustas, inequitativas y excluyentes. Asimismo, inspirados en el reciente mensaje del Papa con ocasión de la Jornada Mundial del Refugiado y Migrante 2019, afirmamos que “no se trata sólo de migrantes”: también se trata de nuestra humanidad, nuestros miedos y nuestras esperanzas; significa que al mostrar interés por ellos, nos interesamos también por nosotros, por todos. Como pueblo, podemos expresar en esta fecha, que coincide con el aniversario de Convención de los Estatutos de los Refugiados de 1951, lo que podemos hacer con nuestras manos por otros y por nosotros.

Por lo anterior, el JRS conmemora esta fecha lanzando la campaña denominada: “Con mis propias manos”, la cual tiene como objetivo resaltar los procesos de resiliencia y la fortaleza que tienen los refugiados, migrantes forzados y desplazados para reconstruir su proyecto de vida, transformando sus vidas, la de sus familias y las de las comunidades de acogida. Es así como queremos mostrar las historias que dan una luz de esperanza a otras que han tenido que pasar por dificultades similares en su camino. Nuestro mensaje siempre va en doble vía, ya que apunta a la capacidad de transformación de la población acompañada pero también de quién está dispuesto a acompañarla.  

Podemos sumarnos a la campaña con el numeral #ConMisPropiasManos contando estas historias de resiliencia, pero también mostrando cómo desde nuestras propias manos acompañamos desde la hospitalidad la vida de otros. Todos podemos participar desde el simple acto de darnos la mano y empezar una conversación que cree puentes mediante el diálogo; escuchemos las historias de las personas que tenemos al lado. Hazlo con tus propias manos. 



Countries Related to this Region