México: un informe del JRS advierte sobre los abusos a los migrantes centroamericanos
29 octubre 2013

Históricamente no hemos sabido mostrar cómo interactúan entre sí nuestras políticas de seguridad, económicas, comerciales y migratoria, y es importante que entendamos esta situación como un problema regional
Washington DC, 29 de octubre de 2013 - Un nuevo informe del Servicio Jesuita a Refugiados de los Estados Unidos apunta que los flujos de migrantes de Centroamérica hacia los EE.UU. requieren una consideración especial, tanto desde una perspectiva de derechos humanos como por el hecho de su vulnerabilidad íntimamente ligada a la continua inseguridad regional. En el informe, Inseguridad persistente: Abusos contra los centroamericanos en México, se incluyen recomendaciones específicas para paliar los abusos que enfrentan los migrantes en su camino.

En su periplo por México, los migrantes son víctimas de abusos por parte de bandas criminales organizadas, funcionarios del gobierno y delincuentes oportunistas.

"Los migrantes son seres humanos que merecen dignidad y respeto", recuerda la subdirectora de políticas del JRS USA, Mary Small, coautora del informe.

"Nuestras comunidades y nuestros gobiernos pueden tomar medidas para asegurarse de que estas tragedias dejen de ocurrir, ya se trate de inmigrantes ahogados en el Mediterráneo o torturados y asesinados en México".

Entre los abusos sufridos por miles de inmigrantes cada año están el secuestro, la extorsión, el robo y los ataques. Como parte de una estrategia para diversificar sus fuentes de ingresos, las facciones del crimen organizado se dirigen a los migrantes como víctimas especialmente vulnerables, que pueden ser explotadas. Se calcula que sólo con el secuestro de migrantes, estos grupos criminales generaron unos 25 millones de dólares entre septiembre de 2008 y febrero de 2009. Unos ingresos que revierten en la infraestructura criminal, el fortalecimiento de su capacidad para cometer actos de violencia ya sean mexicanos o migrantes, desestabilizando aún más la seguridad regional.

"La migración es realmente un problema regional. Creo que históricamente no hemos sabido mostrar cómo interactúan entre sí nuestras políticas de seguridad, económicas, comerciales y migratoria, y es importante que entendamos esta situación como un problema regional", dijo Small. "Los estadounidenses deben preocuparse tanto por la estabilidad del gobierno de México como por la fuerza del crimen organizado en el país".

En 2012, las autoridades mexicanas informaron de un aumento de casi el 35 por ciento en las detenciones de centroamericanos en México. Los abogados sospechan que la migración ha aumentado de una forma tan importante debido al aumento de la violencia en América Central. En 2012, la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, se convirtió en la más violenta del mundo, con 169 homicidios por cada 100.000 habitantes.

"Al tener una mejor y más detallada información podemos diseñar mejores programas y mejores políticas para ayudar a la gente", recuerda Small.

El informe, escrito conjuntamente entre Joanna Foote y Mary Small del Servicio Jesuita a Refugiados de EE.UU., se puede leer o descargar en nuestra página de Publicación de Investigaciones. También puede bajarse el PDF haciendo clic aquí. Una traducción al español del informe estará disponible a finales de noviembre.






Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468