Vaticano: la guerra es siempre una derrota para la humanidad
09 septiembre 2013

El sábado, 100.000 personas participaron en la vigilia de oración, en Roma, que se convirtió en la mayor manifestación por la paz en Occidente desde que se propuso una acción militar en Siria la semana pasada (James Stapleton/ el Servicio Jesuita a Refugiados).
La violencia y la guerra sólo conducen a la muerte, ¡hablan de la muerte! ¡La violencia y la guerra son el lenguaje de la muerte!... La guerra siempre marca el fracaso de la paz, siempre es una derrota para la humanidad.
Ciudad del Vaticano, 9 de septiembre de 2013 - Decenas de miles de personas respondieron el sábado al llamamiento del Papa Francisco para pedir la paz en Siria, un llamado del que se hicieron eco cristianos y no cristianos por igual en concentraciones que tuvieron lugar en todo el mundo.

Según el Vaticano, 100.000 personas participaron en el evento de la plaza de San Pedro, en Roma, convirtiéndose en una de las manifestaciones más multitudinarias de Occidente por la paz en Siria desde que la semana pasada se propusiera la acción militar.

El Papa Francisco pasó la mayor parte de la vigilia de cinco horas en silencio, pero cuando habló, hizo hincapié en la inutilidad y el peligro de la guerra, los deberes de los hombres y la necesidad de que los gobiernos establezcan un camino hacia una solución negociada y no violenta en Siria.

Durante su discurso, el Santo Padre hizo una súplica por la paz, condenando a aquellos que están "fascinados por los ídolos del dominio y del poder" que abren la puerta "a la violencia, la indiferencia y el conflicto".

"La violencia y la guerra sólo conducen a la muerte, ¡hablan de la muerte! ¡La violencia y la guerra son el lenguaje de la muerte!... La guerra siempre marca el fracaso de la paz, siempre es una derrota para la humanidad".

El director internacional del Servicio Jesuita a Refugiados, Peter Balleis SJ, reiteró este llamamiento a poner fin al ciclo de la violencia."

Estamos muy contentos de que el Papa no haya dejado de insistir en que la única solución a la crisis en Siria es un encuentro pacífico. Esperamos que este mensaje tenga algún efecto disuasorio en quienes creen que la guerra y la violencia pueden desempeñar un papel en la construcción de la paz", dijo el P. Balleis.

"Esperemos que el mundo empiece a escuchar las voces de la mayoría silenciosa que desde hace tiempo dicen no a la guerra", agregó.
Respondiendo a la pregunta de qué se puede hacer, el Papa subrayó claramente el papel de todos, el papel de la solidaridad.

"Esta pregunta se dirige también a nosotros, y también a nosotros nos hará bien preguntarnos: ¿Soy yo el guardián de mi hermano? Sí, tú eres el guardián de tu hermano. Ser persona humana significa ser guardianes los unos de los otros", dijo el Papa.

Esta solidaridad puede cumplir con la meta final de la paz cuando los pueblos del mundo se unan para pedir a sus gobiernos que actúen de forma no violenta.

"¡La Paz se afianza solamente con la paz! La paz no separada de los deberes de la justicia, sino alimentada por el propio sacrificio, por la clemencia, por la misericordia, por la caridad. El perdón, el diálogo, la reconciliación… estas son las palabras de la paz, en la amada Siria, en Oriente Medio, en todo el mundo".

El Papa Francisco animó a todas las personas en todos los rincones del mundo a orar y trabajar por la reconciliación y "recorrer el camino de la paz", sobre todo haciendo hincapié en el papel que los líderes de las naciones tienen para hacerlo.

Desde el final de la vigilia, el Vaticano ha transmitido su llamamiento a la paz convocando esta semana a los embajadores a un encuentro con el ministro de Relaciones Exteriores de la Santa Sede. El Papa Francisco apeló directamente a las potencias mundiales del Grupo de los 20 (G-20) en Rusia, instándoles a renunciar a la "búsqueda inútil" de una solución militar en Siria y, en su lugar, trabajar por una solución negociada.






Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468