Educación, construyendo soluciones e inspirando proyectos a favor de las personas desplazadas
02 mayo 2013

Fotografía de SJR Colombia.
“Las consecuencias de este problema radican en la perpetuación de la pobreza, incremento del trabajo infantil, pérdida de oportunidades de desarrollo en edades temprana y por último un incremento en la delincuencia juvenil”
El Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia cuenta con un proyecto juvenil llamado Red SJR Colegios, cuyo objetivo es vincular a las comunidades educativas en dinámicas que favorezcan a su formación integral y al “acompañamiento, defensa y servicio de las comunidades victimas del desplazamiento y refugio”. Tienen vinculados 22 centros educativos a nivel nacional en la Red, complementados por una gran labor con niños, niñas y jóvenes en cuatro lugares del país: Buenaventura, Barrancabermeja, Soacha y Cúcuta. 
Los menores con los que trabajan han sido directamente víctimas del desplazamiento o en riesgo de ser vinculados a dinámicas de violencia que incentivan los grupos al margen de la ley.

Bogotá, 2 de mayo de 2013. Diariamente nos enfrentamos a realidades y verdades que nos estremecen por diversos motivos; en Colombia un hecho importante que como joven me siento involucrada es el aumento significativo de deserción escolar que se presenta en el sistema educativo de nuestro país. Cabe la pena aclarar que deserción escolar se entiende, según el ministerio de educación: “la interrupción o desvinculación de los estudiantes del Sistema Educativo. Es decir, que niños, niñas y jóvenes que asisten al colegio dejan de hacerlo y no logran culminar sus estudios”.

Cada año los niveles de deserción aumentan de manera imparable por muchos factores, entre los que más se destacan, son los problemas económicos, las dificultades en el hogar, las dificultades académicas, la violencia escolar, los embarazos a temprana edad y la falta de interés hacia el estudio .

A pesar de que las estadísticas revelan que Colombia ha mejorado y aumentado la cobertura de educación nacional, aun así sigue incrementando la deserción. La defensoría del pueblo recopiló los datos deserción escolar y se encontró  que hay un promedio de 800 mil niños que abandonan sus estudios por los factores mencionados anteriormente cada año.

Además de las problemáticas personales que se desencadenan para un niño, niña y/o joven que abandona el colegio, como la disminución de oportunidades laborales y de acceso a educación superior, este fenómeno acarrea consecuencias sociales también  graves. Según una encuesta del Periódico Espectador sobre deserción escolar, “las consecuencias de este problema radican en la perpetuación de la pobreza, incremento del trabajo infantil lo cual los pone en muchos riesgos, pérdida de oportunidades de desarrollo en edades temprana y por último un incremento en la delincuencia juvenil”.

En este momento, el papel que juega el Sistema Educativo a nivel nacional es muy importante, debe mejorar de manera productiva no sólo su cobertura, sino su calidad educativa para que los niños, niñas y jóvenes puedan generar nuevos procesos en los cuales no se vulnere el derecho a la educación, hacer uso además, de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) como actividades por medios audiovisuales los cuales serán de interés juvenil e incentivaría la mejora de la educación.

Además de lo anterior, se hacen importantes las iniciativas que diversas organizaciones han tenido, para menguar este fenómeno y contribuir a la solución; tal es el esfuerzo del Servicio Jesuita a Refugiados Colombia (SJR) a través de la labor de la Red SJR Colegios, enmarcada en su propia misión, que es “Acompañar, servir y defender a la población víctima de desplazamiento forzado causado por el conflicto socio político y a la población infantil y juvenil en alto riesgo de vincularse a grupos armados, en su proceso de empoderamiento, para que construya o reconstruya un proyecto de vida que aporte a la construcción de un país participativo, equitativo y desarrollado”.
 
El proyecto actúa en  las comunidades educativas de los colegios de la compañía de Jesús y los colegios de Fe y Alegría en el marco de grupos juveniles apostólicos y a punto de cumplir su primer decenio, se “evidencia que muchos de los jóvenes que han hecho parte de la Red dejaron de sentirse ajenos a las problemáticas de sus comunidades y de los grupos poblacionales acompañados, decidiendo que pueden ser ellos parte de la solución”. 

En un país como Colombia, se vuelve pan de cada día ver cómo la vida es injusta con personas que merecen recibir una mejor educación, y la tarea y el reto es más difícil aún, hallar las maneras para generar, como sociedad, oportunidades para la población que se encuentra en estado de vulnerabilidad. 

No obstante, es importante resaltar que, el cambio de una sociedad empieza por el cambio personal, por eso, desde el grupo juvenil del SJR en nuestro colegio, estamos contribuyendo a que el problema de la deserción escolar disminuya y aunque sabemos que el camino es largo, creemos que con la construcción de nuestros proyectos de vida podemos incentivar e inspirar para que otros jóvenes puedan seguir adelante con sus estudios y a pesar de las difíciles condiciones, puedan cumplir sus proyectos. 

Esto lo decimos siguiendo el documento corporativo del Paradigma Pedagógico Ignaciano en donde se plantea que el papel de la educación va más allá de instruir para la preparación tecnológica y la transmisión de saberes: “es derecho y responsabilidad de cada ciudadano juzgar y actuar de manera adecuada en favor de la comunidad humana que está configurándose. Se necesita educar a la gente para una ciudadanía responsable.” 


Por Paula Córdoba Maldonado, Coordinadora del Equipo, en coordinación con Danna Castañeda del Grupo SJR y José María Velaz de la Red SJR Colegios





Press Contact Information
Edson Louidor
comunicacion.coordinacion@sjrlac.org
+57 1 3681466