Inundaciones en Jaqué y Pavarandó (Panamá)
05 noviembre 2012

Foto: José Reyes/SJR Panamá.
Panamá, 5 noviembre 2012- El jueves 25 de octubre de 2012 se realizó una gira a comunidades de los ríos de Jaqué y Pavarandó, con tres objetivos: monitorear la finalización de las mejoras de vivienda contempladas en el proyecto del año 2011, para 6 familias de la comunidad del Coco, realizar un taller de organización comunitaria, y constatar los niveles de inundaciones ocurridos por las intensas lluvias de la semana del 15 de Octubre.

Se visitó tres comunidades: Biroquerá, Lucas y el Coco. De las tres comunidades, las más afectadas son Biroquerá y el Coco, donde el agua las inundó hasta un nivel de un metro sobre el nivel del piso. La gente no perdió muchos animales porque los subieron al piso de la casa de madera. En el Coco se perdieron 5 puercos, porque la familia no estaba en la comunidad cuando el agua inundó la comunidad. Por otra parte, Las clases están suspendidas en el área de los ríos porque el agua entró a las aulas en dos ocasiones en la misma semana del 15 de octubre y las lluvias han seguido. Las instalaciones necesitan que se les haga una limpieza para poder retornar con las clases. Los profesores bajaron a Jaqué hasta que las lluvias mermaran porque así no podía continuar dando clases. Los servicios higiénicos colapsan con las lluvias.

Con relación a los cultivos, la gente perdió las siembras de maíz y las plantaciones artesanales de plátano. Aunque salvaron el arroz, que ya lo habían recogido, expresan que pasan mucha dificultad porque el plátano o guineo es un elemento importante en su mesa y ahora lo han perdido.

Algunos moradores de la comunidad del Coco dicen que no bajarán a Jaqué para buscar ayuda porque ya no creen en el Gobierno ni en las instituciones, pues tardan mucho y además no toda la ayuda llega a ellos, sino que se queda en el camino. Dicen que si  han sobrevivido por más de 500 años, las comunidades indígenas sabrán salir adelante, pues peores situaciones han tenido  que afrontar solos y dicen reconocer que es la fuerza de la naturaleza y no están contra ella.

Sobre la posibilidad de reubicación de la comunidad del Coco, también señalan que no van a moverse hasta que salga la carta orgánica de tierras colectivas, porque el Gobierno mucho ha engañado ya a los indígenas y ellos no quieren que les pase lo mismo. Temen perder el territorio si se mueven a otro lugar.

El nivel del agua está bajando y poco a poco se descubre una gruesa capa de lodo sobre la cual los moradores caminan sin preocuparse por herirse o contraer resfriado. Expresan que con el sol y el lodo, el plátano se cose y se pierde.

Agradecen la visita, pues ellos dicen que están abandonados y que por lo general los funcionarios de las instituciones, hacen sus informes desde sus oficinas, sin ver con sus ojos la situación que en realidad vive la gente.

José Reyes Menjívar, SJ.
Acompañamiento y Comunicación
Servicio Jesuita a Refugiados Panamá





Press Contact Information
Edson Louidor
comunicacion@sjrlac.org
+57 1 3681466