21 de marzo, Día Internacional por la Eliminación de la Discriminación Racial.
  "En camino hacia la hospitalidad" - Guías de actividades educativas
  Pronunciamiento de la RJM-CA sobre la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte
  “ Seamos hospitalarios con la frontera”
  “No hay más extranjero” porque la hospitalidad nos hermana
  “No se olviden de mostrar hospitalidad”
  “Proceso Del 09 al 09” Los jóvenes se comprometen con la paz
  14 de noviembre – Aniversario de SJR: la Hospitalidad, un don urgente para recrear el sufrimiento
  18 de Diciembre Día Internacional del Migrante - Migrar construye un lugar diferente
  20 de Febrero: Día Mundial de la Justicia Social
  20 de Junio: Día Mundial del Refugiado y Desplazado- Las Personas Primero
  33º aniversario del SJR: Sembrando hospitalidad en un mundo donde “no es fácil encontrar acogida”
  60 Artistas visitaron la comunidad de La Fría con La Caravana Cultural por la Hospitalidad en la Frontera
  8 DE MARZO: LA HOSPITALIDAD ES MUJER
  Afganistán: jesuita indio liberado después de ocho meses de cautiverio
  Postales de hospitalidad para millones de personas en situación de migración forzada en la región
  Postales de hospitalidad para millones de personas en situación de migración forzada en la región
  Boletín de "Vidas Itinerantes en la Frontera"
  BUENAS PRACTICAS PANAMÁ: Talleres psicosociales en los centros de detención
  Chile, la cancha donde jugamos todos
  COMUNICADO DEL CONSEJO APOSTÓLICO NACIONAL DE GUATEMALA PROVINCIA CENTROAMERICANA DE LA COMPAÑÍA DE JESUS
  COMUNICADO PÚBLICO - DIÓCESIS DE TUMACO
  Comunicado urgente Red Jesuita con Migrantes Centroamérica y Norteamérica: El movimiento irregular de personas refugiadas no debe ser sancionado
  Comunidad indígena Macagüán damnificada por crecida del río Nula
  Comunidad indígena Macagüán damnificada por crecida del río Nula
  Con Orope y Boca de Grita son 8 las comunidades visitadas por la Caravana Cultural por la Hospitalidad
  Declaración Fundacional RED ECLESIAL PAN-AMAZÓNICA -REPAM- “Pan-Amazonía: fuente de vida en el corazón de la Iglesia”
  Del 9 al 9: Los jóvenes se compromete con La Paz
  Demos testimonio de la hospitalidad en un mundo de fronteras cerradas
  Deportados: ¡Una nueva crisis en la frontera!
  DÍA INTERNACIONAL DE LA PERSONA REFUGIADA Y DESPLAZADA: OTRO MUNDO ES POSIBLE SI HAY HOSPITALIDAD
  Día Mundial del Refugiado 2016 -- mentes abiertas, liberando todo el potencial
  EL ROL DE LA MUJER EN LA FRONTERA COLOMBO-VENEZOLANA
  EL ROL DE LA MUJER EN LA FRONTERA COLOMBO-VENEZOLANA
  El valor de la hospitalidad: un reto común en América Latina
  Elías López S.J. : “La hospitalidad es compartir los bienes materiales y espirituales con el extranjero pobre”
  FE Y ALEGRÍA CELEBRA SUS 60 AÑOS
  FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO LES DESEA EL SJR LAC
  Feria Intercultural por el día del Refugiado
  Historias que Tejen Sueños : Arelis Quiñones
  Historias que Tejen Sueños : Campo Elías
  HOSPITALIDAD Y PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS PARA LAS MUJERES EN ORIGEN, TRÁNSITO Y DESTINO
  Hospitalidad, una apuesta global del Servicio Jesuita a Refugiados
  Informe Anual 2014: Centro de Internamiento de Extranjeros(CIE) y Expulsiones Exprés
  La Caravana Cultural transformó San Antonio del Táchira con arte y hospitalidad
  La Guerra y la Paz en Colombia: el panorama de los migrantes forzados
  La Guerra y la Paz en Colombia: el panorama de los migrantes forzados
  LA HOSPITALIDAD EN LAS FRONTERAS: 34 AÑOS DE SERVICIO A LOS REFUGIADOS
  LA HOSPITALIDAD EN LAS FRONTERAS: 34 AÑOS DE SERVICIO A LOS REFUGIADOS
  La hospitalidad, más allá de la tierra y la sangre
  La hospitalidad, una exigencia humana para evitar tantas muertes de migrantes
  La Red Jesuita con Migrantes Y ALER presentan "Y Tú... ¿De dónde eres?"
  La RJM llama a repensar la forma de trabajar en la frontera para desarrollar mejor la colaboración entre Haití y RD
  Las heridas que sólo la hospitalidad y una comunidad de acogida pueden curar
  Las paradojas de la educación en situaciones de conflicto
  Llamamiento del Papa:Empezando por Roma y el Vaticano, todas las diócesis europeas acojan a familias de prófugos
  Los sueños transforman mundos
  Manual sobre Estándares Internacionales de Derechos Humanos aplicables a los Niños, Niñas y Adolescentes Migrantes
  MENSAJE FRATERNO DE LOS OBISPOS DE COLOMBIA Y VENEZUELA
  Miércoles de Ceniza: material pastoral de la campaña por la hospitalidad
  Mochilas solidarias para los refugiados en la frontera Colombo– Ecuatoriana
  Mujeres y hombres en movimiento por la dignidad: Una campaña pensada para visibilizar y transformar
  NO MÁS MUROS:POR LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS MIGRANTES
  Para la Guerra Nada
  Por una cultura de la hospitalidad en Latinoamérica y el Caribe
  Posicionamiento Situación Honduras: Misión de Investigación y Denuncia, por los derechos de las personas migrantes en tránsito
  Quito/Lanzamiento de la campaña del SJR LAC: Compartiendo la hospitalidad
  REPORTE SOBRE LA ENTREGA DE AYUDAS HUMANITARIAS DE EMERGENCIA A FAMILIAS DEPORTADAS Y RETORNADAS FORZOSAMENTE DESDE VENEZUELA
  Si quieres la paz, sé hospitalario
  SJR VENEZUELA: 10 GOLES A FAVOR DE LOS SUEÑOS
  Somos jóvenes y le apostamos a la paz, somos red porque juntos podemos más
  Testimonios de personas en situación de refugio en Venezuela
  Ureña se llenó de arte y hospitalidad en la novena salida de la Caravana Cultural.
  Venezuela: Caravana Cultural por la Hospitalidad
  VII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS DECLARACIÓN PÚBLICA PANAMÁ 2015
  XXXIV Aniversario de la fundación del Servicio Jesuita a Refugiados
  Yo Soy Tierra de Acogida: una iniciativa para exigir a Europa que respete la dignidad y los derechos de las personas refugiadas


Charla sobre la Campaña en la Parroquia La Dolorosa en Quito con migrantes, refugiados, organizaciones de base. Foto: Luis Fernando Gómez .

Bogotá, 21 octubre 2013. Dos elementos centrales configuran la realidad de restricciones que deben experimentar quienes migran de manera forzada: las normas específicas de los territorios a los cuales llegan, y los imaginarios que tanto autoridades como ciudadanos han ido elaborando en relación con los efectos de la migración para su propio país.

Es difícil establecer qué es primero, si la norma o el imaginario; no es posible afirmar categóricamente que las normas reflejan lo que las sociedades desean en su conjunto, ni tampoco se podría indicar que lo que las personas de un país creen o imaginan en relación con los extranjeros, y las prácticas que de allí derivan, son consecuencia directa de las normas migratorias más o menos restrictivas que sus estados han impuesto.

Tal vez sea un poco de las dos situaciones. Sin embargo, desde nuestra experiencia queremos ofrecer dos ejemplos donde dicha dicotomía se hace realidad con consecuencias para seres humanos concretos[1]. Estas situaciones nos hacen plantear tres elementos, a manera de propuesta para la reflexión. Primero, que las leyes dentro de una sociedad particular nacen, en última instancia, del corazón de las personas. Segundo, que esa tensión entre las normas y los imaginarios pueden ser resueltas por los ciudadanos a partir de un ejercicio libre de apuesta por el ser humano y su dignidad. Tercero, que la hospitalidad como un valor y una práctica cotidiana, puede abrir esas fronteras materiales e imaginarias que imponemos entre quienes migran de manera forzada y las sociedades de acogida.

La historia de Esteban y Ana

La primera historia tiene que ver con la tragedia de Esteban y Ana, una pareja joven de refugiados colombianos en un país vecino al suyo. Huyeron de Colombia para salvaguardar su vida y la de sus tres pequeños hijos, y gracias a las normas internacionales fueron acogidos por el nuevo país bajo la figura del Refugio. Encontrándose en esta situación y resguardados en una comunidad rural ubicada en la región fronteriza con su país, la pareja espera un cuarto bebé. 

Desafortunadamente el embarazo es de riesgo, de acuerdo a lo que los mismos médicos del país de acogida han dictaminado. Sin embargo, se presenta una emergencia y el esposo decide conducir a su compañera hasta el hospital más cercano, que se encuentra justo en la ciudad que es frontera física con su país, de donde habían huido. Los funcionarios del hospital toman la decisión de negarles el servicio médico, y los envían en una ambulancia hacia el país de origen para que allí sean atendidos en su compleja situación. No solamente ponen en riesgo la seguridad de ambos, protegida por el estatuto de refugio, sino que enfrentan a aquella mujer y su bebé a una situación fatal, debido a los cuidados especiales que este embarazo requería. Desgraciadamente el cuerpo médico  del lugar (en Colombia) donde es atendida no logra salvar la vida de la madre. Como un milagro de la vida misma, la bebé sobrevive. 

Hoy este hombre joven, refugiado en un país distinto al suyo, busca la manera de ganar la vida día a día para dar sustento a cuatro hijos pequeños, de ellos una bebé de brazos que nunca conocerá a su madre.

La historia de Piedad

La segunda historia se refiere a la vida de Piedad, una mujer sin nacionalidad, quien vive en una región fronteriza donde muchas personas como ella nunca fueron registradas por sus padres, y que se enfrenta a la posibilidad de que sus hijos corran con la misma suerte. Rechazada desde niña por sus padres de origen colombiano, fue abandonada en territorio ecuatoriano y creció sin contar con documentos que la acrediten como ciudadana de ninguno de los dos países. Aunque es muy joven tiene hoy cuatro hijos pequeños, todos de distintos padres quienes uno por uno la abandonaron, dejándola con la responsabilidad de ver por ellos y con la dificultad de no poder registrarlos, puesto que no es posible acreditar ante las leyes que es tan ecuatoriana como sus vecinos. Las autoridades le indican que debe registrar a sus hijos en Colombia puesto que ella es originaria de ese país. Ella no quiere regresar a Colombia pues se siente más segura y a gusto en el Ecuador.

Al igual que en la primera historia, una familia concreta se debe enfrentar a la tensión que existe entre las normas que restringen el derecho a que estos niños sean ciudadanos del país de acogida por haber nacido en éste, y los imaginarios que se han construido en relación con las personas de origen colombiano y los problemas que se podrían generar en el país de llegada si más personas de esa nacionalidad son acogidas a través de diversos tipos de visado que les garanticen la tutela de sus derechos fundamentales.

Sin embargo, y a diferencia de Ana, la mujer de nuestra primera historia, Piedad no se encuentra sola para resolver la situación. Una mujer ecuatoriana, vecina del lugar donde habita, libremente decide acompañarla en la lucha por la garantía de los derechos de sus hijos y de ella misma. Esta mujer ecuatoriana, quien le ha brindado un espacio para vivir en su propiedad, asume como suya la causa de Piedad. Y lo hace porque la reconoce como una mujer igual, como un ser humano digno; porque no soporta que las normas y los imaginarios de los funcionarios que las aplican, impida que esos niños sean registrados como ecuatorianos cuando por derecho lo son. Porque, además, sueña con acompañarles en su bautizo, cuestión importante desde su perspectiva particular de fe, y sin aquel registro ante la Ley del Ecuador, tampoco pueden esos niños ser presentados en la Iglesia local.

La hospitalidad es un valor que se hace práctico cuando los seres humanos libremente reconocemos la dignidad de otros seres humanos que requieren de nuestro apoyo y bienvenida. La hospitalidad es una elección libre de ciudadanos y ciudadanas que, por encima de las normas y las leyes, y que a partir de la construcción de nuevos imaginarios, deciden adoptar como  propia la causa de los que migran de manera forzada, de los refugiados, de los extranjeros, de los sin papeles.

Es duro tener que reconocer, que más allá de las restricciones en los sistemas de protección, en las realidades más dramáticas de explotación y violación de todos los derechos humanos de quienes deben migrar, son seres humanos quienes llevan a la práctica esos vejámenes contra otros seres humanos.

La esperanza en un mundo mejor radica justamente en que en muchos otros casos son también seres humanos, quienes aún en contravía de esas normas injustas y esos imaginarios distorsionados, son hospitalarios con los que deben migrar.

Animar a qué más y más personas asumamos actitudes y prácticas hospitalarias es nuestro reto y trabajo cotidiano.


[1] Los nombres han sido cambiados.


Countries Related to this Region
Colombia, Ecuador, Panama, Venezuela