Maracaibo, Venezuela.- 17 de agosto de 2017.- Durante 10 semanas en el estado Zulia, se ejecutó el Diplomado Cultura de Paz y Derechos Humanos donde participaron personas solicitantes de refugio, desplazados, migrantes forzosos, comunidades de acogida y jóvenes estudiantes de Derecho. El diplomado contó con diez módulos dictados cada semana en el edificio Fe y Alegría en Maracaibo.

El objetivo fundamental de este diplomado estuvo enfocado en la formación de los participantes para el análisis, comprensión de las realidades presentes y la construcción de relaciones pacíficas.

Desde el SJR contribuimos al conocimiento y desarrollo de los derechos humanos al igual que de los principios democráticos, los principios de igualdad entre mujeres y hombres, solidaridad, protección medioambiental, accesibilidad universal y de fomento de una Cultura de Paz.

Es importante abordar la educación en derechos humanos los cuales son inherentes a todos los seres humanos sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, etnia, color, religión, lengua, o cualquier otra condición, por lo tanto son interrelacionadas, interdependientes e indivisibles, son un intento de que los seres 

Partimos de que la formación en derechos humanos y la construcción de paz permite a las personas utilizar su razón y su libertad para construir un mundo mejor a partir de valores actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida que inspiren una forma constructiva y creativa de relacionarnos.

Algunas de las voces de los participantes sobre lo que ha sido la experiencia del diplomado para ellos: 

“Ahora que conozco los derechos, antes de actuar pienso primero”, Laura Bolaño hija de Solicitante de refugio.

“Cuando no comentaron del curso, de una vez pensamos que era algo simple, pero realmente cuando nos metimos en ello, descubrimos que es grande, es bueno, ahora sabemos más y aprendimos mucho”. Isidro Serpa, solicitante de refugio.

“Es una experiencia más, un nuevo aprendizaje, ha servido, más que todo el aérea del apoyo a los refugiados, al que no sabemos por qué llora, si comió, que tantas cosas le han pasado. Es parte de nuestra ética y de lo que podemos ser como ser humano. Aprendemos en el día a día. Todos somos humanos, no hay quien sea más ni menos que nadie”. Enoalis Serpa, venezolana, parte de la comunidad de acogida.

“Este taller nos brindó más que conocimientos técnicos y legales, una formación espiritual, integra como persona. Es inigualable compartir con distintas personas, adultos jóvenes y personas que viven diversas situaciones”. 

“Es bastante importante uno que estudia la carrera de derecho, a uno le enseñan en la universidad de aspectos legales, como defenderse, pero no le enseñan a ser persona a ser humano, a cómo debe internalizar esos derechos, esa parte sensible, de que tienes que ver más allá del simple hecho de que tienes ese derecho, tengo ese derecho, pero como lo voy a ejercer, como lo voy a defender, como voy a empatizar con esas personas, quienes lo sufren que es más importante de verlo individualmente,  de pronto no lo estoy sufriendo, pero la vecina, el amigo, la persona que tengo a mi lado si, por eso es bueno tener estos conocimientos y brindarle esta ayuda a otra persona, una recomendación, una guía”.  Faber, estudiante de Derecho.

“Aprender de nuestros derechos humanos nos hace más fuerte, a no dejarnos pisotear, aunque hemos pasado por procesos en que la vida nos golpeó bastante, aquí estamos. Estoy feliz de haber participado y haberlos conocido”. Mireidys Bolañoz, Solicitante de Refugio. 

 “Me siento muy feliz, antes de venir al taller había cosas que ignoraba, que no sabía. Entendí muchas cosas, aclaré dudas, muy contenta de haberlos conocido y compartir con todos ustedes”. Ledys Ortega, Solicitante reconocida.

SJR VENEZUELA 



Countries Related to this Region
Venezuela